martedì 21 agosto 2012

Relación entre la modificación del D.P.R. n. 309/1990 y el contrabando y consumo de sustancias estupefacientes.



ANALISIS DE LOS DATOS 

Analizando los gráficos y las tablas podemos ver un aumento constante del número de las personas denunciadas y encerradas, también suben los números relacionado a las operaciones anti droga.
Lo que baja es el cuantitativo de sustancias encontradas
Eso para el estado implica un aumento de los gastos relacionados a la financiación de operaciones y al mantenimiento de los encerrados y de las estructuras carcelarias.
Aunque el sueldo de las multas, como escrito en las normas, haya subido, no compensa con los gastos.

Debemos también tener en cuenta el hecho de que desde el 2006 las tablas de referencias para clasificar las sustancias estupefacientes de cuatro han sido reducidas a dos, o sea que drogas antes consideradas ligeras ahora tienen los mismos riesgos, peligros y castigos de las drogas consideradas, hasta el 2006 y por la mayoría de los demás estados Europeos, pesantes. 
Eso significa que muchas personas han sido encerradas o denunciadas por el consumo y/o el contrabando de pequeñas cantidades de drogas ligeras cuales hashes y marijuana, que las cárceles están rellenas de pequeños delincuentes que están allí por haber fumado dos porros y que los tribunales tienen millones de casos pendientes y de revisar por la detención por parte de los indagados de pequeñas, irrisorias cantidades de drogas ligeras.
Esto implica al estado pérdida de tiempo y muchos gastos a nivel burocrático, administrativo y de gestión. Además las aportaciones a la ley no garantizan el pago de la multa y de los días en la cárcel por partes de los encerrados, pérdidas financieras que tendrán que ser compensadas de alguna forma.

Además como podemos ver en las tablas y en los diagramas ha subido el contrabando de drogas más peligrosas como cocaína y drogas sintéticas (estas también porque bastante recientes en el mercado). 
Otro hecho que se nota mirando las tablas es un aumento desproporcionados de operaciones, secuestros, denuncias y encerramientos en 2007, el año en seguida después de los cambios. Como si las aportaciones hubieran en principio obtenido el efecto contrario.

Bueno a ese punto basándonos en los datos recogidos, podemos concluir que a nivel de cambios en el contrabando y detención de sustancias estupefacientes y psicótropas las modificaciones a la ley no han obtenido el efecto deseado. Es decir que no se ha reducido el contrabando, lo único que parece ser reducido es el cuantitativo de sustancias secuestradas, que ha subido el número de operaciones, efecto no previsto, ha subido también el número de denuncias y de encerrados causando, como dicho antes, enormes gastos financieros, administrativos, de mantenimiento y de gestión no remunerables a través de las multas y de los impuestos cargados a los delincuentes. 
Además la equiparación de las drogas y la eliminación del concepto de consumo personal han hecho subir el número de juicios, causando un atascamiento del sistema penal y jurídico, y causando un cambio de tipología de personas juzgadas.

Por fin como dicho antes, la equiparación de las drogas ha incrementado el contrabando sobre todo de la cocaína y de las nuevas drogas, llamadas sintéticas en cambio de reducirlo como esperado.

Valentina Longo